Esta beata argentina regalaba chocolates para dar alegría

, 07 Jul. 23 (ACI Prensa).-
Cada 7 de julio se celebra el Día Mundial del Cacao, fruta de la que deriva el tan popular chocolate, al que diversos estudios aseguran propiedades contra el estrés. Hoy te presentamos a una beata que utilizaba el chocolate como expresión de cercanía y alegría.

Se trata de la Madre Catalina de María Rodríguez, fundadora de la Congregación de Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, cuya ceremonia de beatificación se celebró el 25 de noviembre de 2017 en la ciudad de Córdoba (Argentina).

Gran devota del Sagrado Corazón de Jesús, la Madre Catalina consideraba que el chocolate era algo para celebrar y regalar, un gesto de cercanía que genera alegría y puede modificar el ánimo del destinatario.

Su nombre de nacimiento era Josefina Saturnina Rodríguez de Zavalía, y antes de iniciar su vida religiosa se casó con un hombre viudo que tenía dos hijos, asumiendo su maternidad. 

Ella también fue mamá de una niña, que falleció al nacer. Al enviudar, respondió al llamado del Señor a la vocación religiosa, eligiendo el nombre de Catalina de María Rodríguez.

Ese camino la llevó a fundar la primera congregación femenina de vida apostólica de Argentina: las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús.

Su comunidad continuó creciendo en colegios, hogares y misiones, extendiendo el espíritu de alegría de la Madre Catalina por Argentina, Chile, España y Benín.

La historia relata que una de las cosas que más disfrutaba la religiosa era regalar chocolates, que ofrecía junto con un detente del Sagrado Corazón de Jesús bordado.

En su ceremonia de beatificación, este detalle no pasó desapercibido: la golosina preferida de Madre Catalina se repartió a los asistentes.

También se convirtió en un símbolo en los colegios de las Hermanas Esclavas, que orientan su misión bajo el legado de la beata, donde cada año, para la fiesta del Sagrado Corazón de Jesús, lo celebran con una gran “chocolatada”, una jornada que exalumnos recuerdan de manera especial.

En sus celebraciones y convocatorias, las Hermanas Esclavas suelen destacar que el chocolate “abre puertas, despierta sonrisas, acorta distancias y entibia el corazón”.

La beata es patrona del barrio General Paz, en Córdoba, donde vivió. Por eso, desde el centro vecinal se promueve su ejemplo de “sensibilidad y acción por el prójimo, en especial por los más necesitados”, según recoge el medio local La Voz.

Con esa intención, cada 27 de noviembre, fecha de su nacimiento, se celebra la fiesta patronal en el barrio, y se anima a los vecinos a intercambiar chocolates y compartir un momento de charla fraterna.

Siguiendo el legado de Madre Catalina, las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús promueven una campaña solidaria llamada “Regala un chocolate virtual”.

La campaña es una iniciativa de la Fundación Misión Compartida del Instituto de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, que tiene como propósito divulgar las Obras de Madre Catalina en sus escuelas de Argentina, Chile, España y Benín.

Los fondos son destinados a las distintas obras de la Congregación: colegios, hogares y casas de ejercicios espirituales.

Quienes deseen colaborar pueden encontrar el código en este enlace. 

Comparte en tus redes
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Configurar y más información
Privacidad